top of page

Sintonizar con el llamado de mi corazón

Actualizado: 18 feb 2022

Sólo cuando la mente se aquieta, se puede escuchar la voz que viene a través de ella.

Buda


Sintonizar con el llamado de mi corazon - Natalia Bullon Constelaciones familiares

El bordado que se va tejiendo a través de la práctica contemplativa y las constelaciones familiares es muy fino y permite, desde mi mirada, que la persona desarrolle dos habilidades que son complementarias. En la jardinería diríamos que estas habilidades son: excavar el suelo y la otra removerlo.


Por un lado, las constelaciones familiares permiten ver nuestra interpretación errónea de la realidad. Muchas veces las interpretaciones que tenemos de los eventos dolorosos están llenas de resentimiento e ira por lo que no pudimos verbalizar en ese momento. Esta mirada nos da el poder de creer que sabemos cómo debió ser el pasado, cómo debieron comportarse los demás para que "yo" pueda ser feliz y pueda crecer libre de conflicto. Las constelaciones familiares revelan que nuestra historia fue sólo un producto de las posibilidades e imposibilidades de los que nos precedieron. Los anteriores, conscientes o inconscientes de su dolor, sólo actuaron y pudieron dar desde lo que recibieron. A través del trabajo terapéutico de las constelaciones este entendimiento pasa del intelecto hacia el dominio no cognitivo, o como algunos dicen hacia el plano del corazón. Uno entiende desde las entrañas que, dentro de tanta imposibilidad y escasez, los anteriores añadieron una cuota de luz. Hay veces en que sólo se recibió dolor y maltrato, y la luz vino únicamente de recibir la grandiosa oportunidad de vivir. Las constelaciones familiares permiten que nos demos cuenta de que lo que nos hace revivir el dolor es nuestra imposibilidad de soltar nuestras interpretaciones. Desde este lugar, el mundo es como es y los demás pueden ser lo que son. Cómo experimento mi presente es el resultado de mis interpretaciones, cómo me abro o me cierro a la vida es producto de mis pensamientos. El desafío es deconstruir mis viejas interpretaciones y construir una mirada que me sume todos los instantes de mi vida.


Por otro lado, la práctica meditativa permite que aprendamos a soltar. Esta práctica se entrena en el cojín de meditación. La meditación permite que nos sentemos calmados en el caos de nuestra mente viendo nuestras viejas interpretaciones y con nuestra necesidad de querer cambiarlas para “alcanzar la felicidad”. A través de la meditación uno entiende que no necesita ser alguien diferente para ser feliz. La meditación permite que nos amistemos con todos nuestros yoes y sus maneras de ver la vida, que dejemos de verlos con hostilidad. Así la mente puede descansar en todo lo que existe.


El llamado del corazón es una invitación para volver a nuestra casa original, al amor incondicional que no puede ser explicado conceptualmente. A veces no identificamos el mensaje de ese llamado porque estamos distraídos tratando de llenar nuestro vacío con entretenimiento. Sin embargo, nuestra naturaleza cósmica, el amor inconmensurable de donde venimos, nos llama de regreso. Siempre la vida sabe más y mejor cómo movernos en la dirección que nos corresponde.


Un gran acierto es escuchar y acudir a este llamado con coraje, devoción y determinación. La meditación nos permite aquietarnos para escuchar este llamado, mientras que las constelaciones familiares permiten transformar el yo en un ser más poroso, con más agujeros por donde entre la luz. Muchas veces no necesitamos entender el cómo y para qué, pero lo que si necesitamos en este viaje es una tremenda devoción por nuestros ancestros. Sólo y gracias a todos los anteriores estamos aquí cultivándonos hacia la vida.


Gracias por leer.

Natalia Bullon

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page